Microinyección de espermatozoides

La técnica de Microinyección de espermatozoides (ICSI) consiste en la introducción de un espermatozoide en el interior de un óvulo. Se puede llevar a cabo hasta con muestras de muy baja calidad puesto que sólo se requiere un espermatozoide por óvulo extraído.

Es también una posibilidad para pacientes azoospérrmicos que han sufrido una biopsia testicular. Al igual que con la FIV, requiere de una estimulación ovárica y la posterior extracción de los óvulos en quirófano (punción folicular ecoguiada). Los óvulos fertilizados son cultivados en el laboratorio hasta su transferencia al útero.