La congelación de óvulos

Autora: Dra. Paloma Medrano

 

Cada vez es más frecuente que alguien de mi entorno, ya sea paciente o amiga, me pregunte ¿debería congelar mis óvulos?

Antes de contestar a esa pregunta creo que es bueno recordar un poco la historia de la congelación y cómo hemos llegado al momento actual.

 

Un breve resumen de la congelación de óvulos

Intentos de congelación de óvulos, espermatozoides y embriones se han ido sucediendo en las últimas décadas. Mientras que la congelación de esperma y óvulos ha sido exitosa desde hace mucho tiempo, los primeros protocolos en la congelación de óvulos tuvieron grandes dificultades y las tasas de éxito fueron muy bajas. Resumiendo...cuando los óvulos eran sometidos a temperaturas de congelación, se creaban cristales en su interior que hacían que las posibilidades de una fertilización posterior y obtención de un embarazo fueran muy escasas. Lo que ha revolucionado el mundo de la congelación de óvulos ha sido un nuevo método llamado vitrificación, que consiste en la congelación de forma muy rápida y a muy baja temperatura. Durante este rápido proceso no se forman cristales y los óvulos se conservan bien. Las primeras vitrificaciones se llevaron a cabo en 1980 y hoy en día es un procedimiento estándar en los centros de Reproducción Asistida.

 

¿Son buenos los óvulos congelados?

La mayoría de los óvulos congelados en los últimos años permanecen aún congelados esperando el próximo paso. No sabemos cuántos de ellos serán válidos y darán un embarazo dentro de unos años. Sin embargo, estudio tras estudio se vienen demostrando unas tasas de embarazo similares cuando se usan óvulos que han estado congelados que cuando se utilizan en fresco. Estas tasas van a depender de la edad de la paciente, reserva ovárica, embarazos previos y salud materna. Como la mayoría de las mujeres que quieren congelar, sus óvulos no tienen historia de infertilidad, es probable que tengan una posibilidad más alta de dar embarazo.

 

¿Cuantos óvulos debería congelar?

Ésta es una decisión muy personal, dependiendo de la edad de la paciente y de cuántos hijos quiera tener. Normalmente recomiendo congelar entre 10-15 óvulos maduros, ya que este número proporciona una razonable posibilidad de tener éxito. Afortunadamente esto suele ser conseguido en un solo ciclo de estimulación. Sin embargo, muchas pacientes desean congelar mayor número de óvulos con la idea de asegurar más su futuro reproductivo y esto puede requerir múltiples ciclos.

Conclusiones

La congelación deóvulos es una técnica fascinante que puede ayudar a preservar la fertilidad en muchas mujeres. Necesiten o no esosóvulos congelados en el futuro, tenerlos puede dar más opciones a las pacientes.... y tener más opciones ¡siempre es algo bueno!